Hoy voy a brindarles mi opinión personal sobre el videoclip de la canción Shelter, compuesta por  Porter Robinson & Madeon, ya que me llamo la atención el contenido del video.

En un principio pensé que sería uno de esos vídeos en los que usan una hermosa animación con  colores vivos, para contar la típica historia de amor, pero sinceramente esta muy lejos de ser una historia trillada.

La historia muestra un tipo de soledad y de apego tan fuerte que es conmovedor. Es decir, hacia la mitad y un poco mas adelante en el videoclip, me dio la sensación de que hablaba sobre la soledad que puede generarse a través del uso desmedido de la tecnología, o sea: nos muestra a una chica que construye y destruye mundos a su gusto desde su tablet.

Ella tiene el poder de alterar la realidad en la que esta a través de su dispositivo electrónico, y no hay nadie presente a su alrededor, mas que su cama y un oso. La imagen de la chica acostada mirando fijamente hacia la tablet y revisando a ratos los mensajes hace pensar que su cabeza solo esta pendiente de esto.

Hacia el final de vídeo, hay un vuelco inesperado, la realidad que ella crea y sus recuerdos empiezan a mezclarse. Empieza a recordar, que tiene un pasado, y que su mundo no es real.

Finalmente, se da cuenta que sus recuerdos y su profundo amor, son los que la mantiene viva y con ganas de seguir, puesto que esta atrapada en la inmensidad del espacio totalmente sola. Es una escena durísima.

Me hizo reflexionar y darme cuenta lo valioso que puede ser despegarse un poco de la tecnología para empezar a vivir el presente, el hoy. Ella no tenía mas opciones que recordar y resistir, ya que, estaba completamente a la deriva de la soledad… pero, ¿No sera que nosotros a veces nos “metemos” en esa nave y nos aislamos por elección? Es decir, yo como muchos utilizo redes sociales e incluso este medio para expresarme y poder brindar un poco de mi visión sobre las cosas al mundo. Creo que en Internet  podemos encontrar muchas cosas que nos nutran,  pero tampoco podemos encerrarnos en esa realidad paralela.

Necesitamos vivir el presente y el ahora y entenderlo como una herramienta y también como un entretenimiento si se quiere, pero no como una opción a esta realidad. Ya que, a veces al adentrarnos en este tipo de atemporalidad, perdemos noción de nuestro entorno y de todos los bellos momentos que podemos perdernos por estar tan pedientes de la tecnolgía.